HM Medical Clinic

Some reviews of clomid noted that the drug can also cause weight gain, hair loss and vision impairment Problems with impregnation Product description posted on this page is a supplement and a simplified version of the official version of the annotations to the drug.

Cialis ne doit pas être prise à tous. Il est important que cialis en ligne est prescrit par un médecin, bien se familiariser avec les antécédents médicaux du patient. Ich habe Probleme mit schnellen Montage. Lesen Sie Testberichte Nahm wie cialis rezeptfrei 30 Minuten vor dem Sex, ohne Erfolg. Beginn der Arbeiten nach 4 Stunden, links ein Freund ein trauriges Ja, und Schwanz in sich selbst nicht ausstehen, wenn es keinen Wunsch ist.

Sismo24.cl

SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE Revista de Geografía Norte Grande, 33: 5-18 (2005) Simulación del tsunami de 1960 en un
estuario del centro-sur de Chile1
MARCELO LAGOS2, DANTE GUTIÉRREZ3
Se modela el tsunami de 1960 en un estuario del centro-sur de Chile. Lareconstrucción del evento se realizó mediante la modelación del escenariosísmico tsunamigénico, utilizando una técnica de simulación numérica detsunamis de campo cercano, permitiendo caracterizar el proceso de gene-ración, propagación e inundación generada por las ondas en las áreascosteras bajas. Los resultados de la simulación del tsunami se validan conantecedentes y evidencias existentes del evento real.
The 1960 tsunami was modeled in an estuary in Central-South of Chile.
The reconstruction of the event is carried out by the modeling of thetsunamigenic seismic scenario, employing a technique of numeric simula-tion of near field tsunamis, which allowed the description of the genera-tion process, propagation and flood generated by the waves in the lowcoastal areas. The tsunami simulation results are validated with antece-dents and existent evidences from the real event.
Palabras clave: Tsunami, modelación, riesgo
Key words: Tsunami, modeling, risk
La reciente catástrofe que afectó las cos- 2003; Atwater et al., 2003; Cisternas, tas del sudeste asiático evidenció el eleva- 2005). Lamentablemente, debido a la esca- do costo que significa no estar preparados la geológica de su ocurrencia, existen muy ante la ocurrencia de un tsunami (Marris, pocos registros escritos que permitan ca- 2005). Actualmente, modelos geofísicos y racterizar detalladamente el comporta- estudios geológicos confirman que los miento de estos eventos en áreas costeras tsunamis presentan algún grado de ciclici- específicas. En este contexto, surge la im- dad, en cuanto a su periodicidad y magni- portancia de estudiar tsunamis pasados tud (Nanayama et al., 2003; Satake et al., como indicadores de lo que puede ocurriren el futuro, generando información de base para el estudio del riesgo, el ordena- Esta investigación es resultado del proyectoFONDECYT 1020224. Se agradece el apoyo de las miento de territorios costeros, el diseño de siguientes instituciones: Servicio Hidrográfico y medidas de mitigación y el manejo de la Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA), es- pecialmente al Departamento de Oceanografía y suproyecto de Cartas de Inundación por Tsunami paralas Costas de Chile (CITSU); también al Proyecto 2 Instituto de Geografía, Pontificia Universidad Cató- TIME (Tsunami Inundation Modeling Exchange) de lica de Chile.
la Universidad de Tohoku (Japón) por la utilización Correo electrónico: mlagoslo@uc.cl del modelo TSUNAMI-N2; y a la Ilustre Municipali- 3 Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Arma- dad de Maullín, X Región, Chile, por su colabora- da de Chile.
ción en terreno.
Correo electrónico: tsunamis@shoa.cl Debido a que los datos de tsunamis pa- con alcances reales de inundaciones y al- sados son normalmente insuficientes para turas de ola conocidas para eventos re- delimitar áreas de inundación, la modela- cientes (Satake y Tanioka, 2003; Lynett et ción numérica se ha transformado en el al., 2003; Tanioka et al., 2004). Como principal método para caracterizar el pro- también, mejoras en la elaboración y di- ceso de generación, propagación e impac- seño de mapas de inundación (Watts et to de tsunami en áreas costeras (Goto et al., 2003; Sato et al., 2003; Dengler et al., 1997; Bernard, 2001; Satake, 2002; al., 2003; Sugimoto et al., 2003; Walsh et Gónzalez et al., 2005). Sin embargo, los al., 2004; González et al., 2005), son evi- resultados de esta técnica están condicio- dencia de un permanente interés por in- nados por la rigurosidad metodológica de tegrar el estudio de estos fenómenos en la su aplicación; la precisión de los paráme- mitigación del riesgo en comunidades tros macrosísmicos estimados para el costeras. Evidentemente, sin un claro co- evento; la reconstrucción de las condicio- nocimiento de qué áreas se encuentran nes de sitio (i.e. topografía, batimetría, ni- en riesgo y cómo se comportará la inun- vel del mar), y la existencia de registros o dación, es imposible ordenar territorios evidencias que permitan validar los resul- costeros y desarrollar planes de respuesta tados de la inundación generada por mo- efectivos ante la amenaza de tsunami.
Desde el siglo XVI hasta nuestros días, Para el ordenamiento territorial de asen- el registro histórico y la evidencia instru- tamientos costeros, los modelos de inunda- mental indican la presencia de más de una ción por tsunami son un aspecto integral centena de tsunamis de campo cercano a para la planificación y estudios de riesgo.
las costas de Chile generados por terremo- La delimitación de áreas de inundación se tos, de los cuales solo 35 han tenido efec- debería traducir en información crítica al tos destructores (Lagos, 2000). Algunos de momento de definir potenciales usos de estos eventos han provocado completas de- suelo, vías de evacuación y localización de vastaciones de ciudades como sucedió con zonas de seguridad. Sin embargo, en países Arica y Concepción en los años 1604 y como Chile, el proceso de zonificación 1751, respectivamente. Los daños fueron ante la presencia de tsunami sigue siendo de tal magnitud que determinaron su poste- un tema complejo. La baja frecuencia de rior reubicación, que es la que tienen ac- ocurrencia de estos eventos; la atracción tualmente (Lockridge, 1985). Estas eviden- que genera localizarse cerca de la costa y cias permiten afirmar que los tsunamis que su influencia en la demanda de suelo; la han azotado las costas de Chile son el fiel carencia de políticas y normativas riesgo reflejo de procesos tectónicos recurrentes sustentables; la falta de criterios, procedi- en el tiempo. Desde que existe la costa chi- mientos y diseños de urbanización anti- lena han existido los tsunamis y aplicando tsunami, y el desconocimiento de cómo in- el mismo supuesto es posible asegurar que terpretar un mapa de inundación e seguirán ocurriendo por millones de años integrarlo de forma efectiva en la planifica- más (Atwater et al., 1999).
ción territorial hacen que en la práctica lareal consideración de la amenaza de tsuna- El 22 de mayo de 1960 el Centro-Sur mi sea escasa o inexistente.
de Chile fue afectado por un gran tsunamigenerado por el terremoto más grande Actualmente, la optimización de me- nunca antes registrado (Kanamori, 1977).
todologías que permitan precisar el po- Como consecuencia, Barrientos y Ward tencial comportamiento de tsunamis en (1990) proponen una ruptura de aproxi- áreas costeras se encuentra en continuo madamente 850 km de longitud por 130 desarrollo. Por una parte, mejoras en las km de ancho, generando el hundimiento y técnicas de modelación, mediante la solevantamiento tectónico de territorios comparación de los resultados simulados costeros (Plafker & Savage, 1970). Las olas SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE destruyeron poblados como Puerto Saave- 1. El estuario se localiza en la mitad de la dra, Toltén, Queule, Corral, Bahía Mansa, zona de ruptura generada por el terre- Quenuir, Maullín y Ancud (Veyl, 1961). El moto tsunamigénico de 1960, por lo resultado final fueron 2.000 víctimas fata- que el tsunami afectó con gran poder les y más de U$ 550 millones (dólar de 1960) en pérdidas materiales (Atwater et 2. Los trabajos de Atwater et al. (1992), Cisternas et al. (2000) y Lagos y Cister-nas (2004) han reportado la presencia Se debe considerar que el terremoto ge- de registros sedimentarios depositados nerador del tsunami de 1960 presentaría por este evento en marismas y sectores tiempos de recurrencia de 385 años (Cister- bajos del estuario, antecedentes útiles nas, 2005). Por ello, la probabilidad de que para reconocer con certeza áreas inun- se manifieste un evento similar en las próximas décadas es escasa. Sin embargo, 3. El trabajo de Atwater et al. (1999) resca- el gran evento de 1960 es el último tsuna- ta el testimonio de sobrevivientes del mi destructivo que ha afectado las costas tsunami, generando valiosa información de Chile, que dado su magnitud e impacto de apoyo para la reconstrucción de la representa un peor escenario válido de considerar para la delimitación de áreas deinundación.
Antecedentes claros sobre las áreas inundadas en Maullín son escasos. Des- Décadas han transcurrido después del pués del tsunami de 1960, el Departamen- tsunami de 1960, algunos poblados fueron to de Navegación e Hidrografía de la Arma- relocalizados, sin embargo, aún existen pe- da de Chile, recogió el máximo de queños asentamientos expuestos a la ame- informaciones posibles sobre el tsunami en naza de tsunami, localidades que por su las áreas afectadas. Así, en 1961 el Servicio escaso peso relativo en términos demográ- Hidrográfico y Oceanográfico de la Arma- ficos, urbanísticos y/o portuarios, sumado a da (SHOA) publica un estudio general del carencias en la capacidad de gestión de fenómeno. Sin embargo, para Maullín no riesgos, aun no cuentan con instrumentos se pudo espacializar en detalle la zona que les permitan integrar la amenaza de inundada por carecer de mayores datos. En tsunami en su ordenamiento territorial. En 1963 Thomas et al. incluyen en un mapa el este contexto, el objetivo del presente área inundada en el centro del pueblo de artículo es reconstruir la inundación gene- Maullín. En tanto, Atwater et al. (1999) tra- rada por el tsunami de 1960 en un estuario zan un límite de inundación del evento de mediante modelación, caracterizando su 1960, pero solo para las planicies arenosas comportamiento e identificando sus alcan- de Pangal en la ribera sur del río Maullín ces en superficie, a fin de generar las bases (figura Nº 1).
para la elaboración de cartografía de inun-dación por tsunami, insumo básico para di- El río Maullín, con una cuenca preandi- ferenciar el umbral entre la seguridad y el na de 4.298 km2, nace en la costa sur-occi- dental del Lago Llanquihue. Con una direc-ción SW recorre 85 km de la Depresión Área de estudio
Intermedia, para finalmente desembocarsus aguas en un extenso estuario. El río La caracterización del comportamiento cuenta con un régimen hídrico pluvial y un del tsunami se concentra en el curso infe- caudal medio de aproximadamente 100 m3 rior del estuario del río Maullín, X Región, s-1 (Niemayer y Cereceda, 1984). En el área Chile. El área de estudio se localiza entre de estudio se localizan los poblados de los 41° 34' y 41° 39' de latitud sur, y los Maullín, La Pasada, y Quenuir, junto con 73° 43' y 73° 34' de longitud oeste (figura asentamientos humanos dispersos a lo lar- N° 1). La elección del área se debe a que: go del estuario. En el curso inferior del río


Maullín se destacan los tributarios Cariquil- Modeling Exchange). TSUNAMI-N2 (escrito da, por el sur, y Quenuir, por el norte. El en FORTRAN 77) consta de las ecuaciones tsunami de mayo de 1960 destruyó parcial- de movimiento no lineales para aguas so- mente el poblado de Maullín y completa- meras, integradas verticalmente y la ecua- mente a Quenuir, dejando un saldo 17 ción de continuidad, sin el término de muertos en el primero y 105 en el segundo efecto Coriolis. Además incluye un algorit- (Atwater et al., 1999). Las pérdidas mate- mo de fricción de fondo construido al inte- riales también fueron cuantiosas, especial- rior del modelo. La ecuación de continui- mente si se considera la inutilización de dad y las ecuaciones de movimiento se tierras agrícolas debido al hundimiento de discretizan en un esquema a diferencias fi- la costa (1,5 m), que permitió a las mareas nitas centrales denominado "salto de rana".
inundar periódicamente las áreas de culti- El dominio de integración se discretiza me- vo (Thomas et al., 1963).
diante un conjunto de grillas anidadas dediferente resolución espacial, siendo las Materiales y métodos
más detalladas las del área de estudio. Lasgrillas representan regiones del área de Para modelar el proceso de generación, ruptura en las que se va trasladando la so- propagación e inundación de tsunami se lución de la simulación numérica (Goto et utilizó una metodología de simulación nu- al., 1997), traslado que debe cumplir con mérica basada en el modelo no lineal de- resoluciones espaciales de celdas que se nominado TSUNAMI-N2, creado por la tripliquen cuando se pasa de una celda ex- Universidad de Tohoku (Japón) como parte terior a otra interior. De este modo, se ge- del proyecto TIME (Tsunami Inundation neraron cuatro grillas (figura Nº 2) con las


SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE siguientes resoluciones espaciales: grilla A DOMINIO DE INTEGRACIÓN PARA LA SIMU- (81'' 2500 m); grilla B (27'' 833 m); grilla LACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 C (9'' 277 m); y, grilla D (3'' 92 m).
Las bases de la modelación incluyen as- pectos morfotectónicos y de dinámicaoceánica, que el modelo los integra de lasiguiente forma: la condición inicial deltsunami se determina utilizando el modelopropuesto por Mansinha y Smylie (1971),el cual supone una deformación instantá-nea de la superficie del océano idéntica ala deformación vertical del fondo marino.
Este es un modelo de ruptura sísmica, querequiere conocer los parámetros de rigidezdel material en la falla, área de ruptura ydislocación de la falla. Para la modelacióndel terremoto tsunamigénico de 1960 seutilizaron los parámetros macrosísmicospropuestos por Barrientos y Ward (1990)presentes en la figura Nº 3. La propagacióndel tsunami se simula utilizando el métodode Goto y Ogawa (1992), que consiste enla integración numérica de las ecuacionesde aguas someras utilizando el método dediferencias finitas. La inundación de las zo-nas costeras se determina empleando lacondición de frontera móvil propuesta porIwasaky y Mano (1979). Los procedimien-tos de solución numérica permiten deter-minar: la deformación del terreno; las altu-ras de onda de tsunami en la costa; sustiempos de arribo según resolución tempo-ral; obtención de vectores de velocidad decorriente y la generación de mareogramassintéticos (simulados) en puntos específicosde la costa. Los programas utilizados parala modelación fueron DIGITAL Visual For-tran 6.0, MATLAB 6.5 y el Sistema de Infor-mación Geográfica (SIG) TNT mips 6.3.
Para generar el dominio de integración se elaboró un mosaico digital topográfico y ba-timétrico que incluye el área de ruptura delevento de 1960 (figura Nº 2A), con una lon-gitud aproximada de 1.000 km, desde Con- Grillas A, B, C y D con resoluciones de celda de cepción, por el norte (36° 58' S), hasta la 81'', 27'', 9'' y 3'' respectivamente. Los ejes x,y Península de Taitao, por el sur (46° S), y un indican número de filas y columnas. Los niveles ancho aproximado de 400 km desde el de grises indican altitud (valores negativos) y pro- Océano Pacífico (76° 30' W) hasta el inte- fundidades (valores positivos). El círculo negro en rior del continente (72° 15' W). Los datos la grilla D indica la posición del mareograma sin-tético de la figura N° 5.
batimétricos distantes a la costa se obtuvie-


Resultados y discusión
PARÁMETROS DE FALLA UTILIZADOS PARA SIMULAR EL TSUNAMI DE 1960 La aplicación del modelo propuesto por Mansinha y Smylie (1971) permitió generarla condición inicial del tsunami. La defor-mación del terreno derivada permite obser-var las áreas afectadas por levantamiento ysubsidencia cosísmica (figura Nº 4). Los re-sultados modelados se consideran acepta-bles dado que se asemejan a evidencias deterreno obtenidas por Plafker y Savage en1970. De acuerdo al modelo, Valdivia yMaullín se hundieron aproximadamente2,4 y 2 m respectivamente; en tanto, lasobservaciones de los autores indican 2,7 y1,5 m respectivamente, con un margen deerror de ±0.4 m. Por otra parte, el modeloindica que Isla Guamblin se levantó alrede-dor de 4 m, y las observaciones de terrenode Plafker y Savage indican 5.7 m ±0.2 m.
La condición inicial del tsunami una vez validada fue la base para realizar lamodelación del evento. La figura Nº 5 ilus-tra el comportamiento del nivel del mar du-rante cuatro horas (240 minutos) en un ma- ron del levantamiento del fondo oceánico reograma sintético en Punta Pangal, justo realizado por Smith y Sandwell (1997); en en la desembocadura del río Maullín (ver tanto, la batimetría cercana a la costa se ob- figura Nº 2D). Se observa que al momento tuvo de la digitalización de cartas náuticas del terremoto (Tiempo = 0 minutos) se pro- elaboradas por el SHOA. La componente to- duce un descenso del nivel del mar de al- pográfica se obtuvo de la fusión digital de rededor de dos metros, hecho que se tradu- curvas de nivel y cotas a escala 1:50.000 ce en un recogimiento de las aguas.
generadas por el Instituto Geográfico Militar Aproximadamente, a contar de los 20 mi- (IGM). Mientras que la topografía para el nutos se manifiesta la llegada del primer área de estudio se obtuvo mediante un le- tren de ondas de tsunami, alcanzando a los vantamiento detallado de terreno con Siste- 45 minutos alturas de onda cercanas a los mas de Posicionamiento Global (GPS) Geo- 10 m. De acuerdo al mareograma, la máxi- désicos y restitución aerofotogramétrica de ma regresión del nivel del mar se produce fotografías aéreas 1:20.000 tomadas por el a las dos horas diez minutos con -7,64 m, Servicio Aerofotogramétrico de la Fuerza en tanto, la máxima altura de ola alcanza Aérea de Chile (SAF). El resultado topográfi- los 13,26 m a las dos horas 36 minutos de co final fue la generación de un levanta- ocurrido el terremoto, ingresando por el río miento con curvas de nivel con un metro de y propagándose hacia el interior.
equidistancia. Toda la información topobati-métrica fue georreferenciada al elipsoide y De acuerdo al SHOA (1961), el tiempo datum WGS 1984, integrada en formato de arribo de las primeras ondas a Maullín vectorial y traspasada a formato raster me- se produjo más o menos 20 minutos des- diante métodos geoestadísticos, generando pués del terremoto, lo cual coincide con el un gran modelo digital de elevación (MDE).
mareograma modelado, al igual que las El MDE fue la base para generar las grillas máximas alturas de ondas estimadas en que sustentan la modelación.



SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE CONDICIÓN INICIAL DEL TSUNAMI DE 1960 Las líneas elipsoidales representan áreas afectadas por levantamiento (L) y subsidencia (S) cosísmica,derivadas de las deformaciones del terreno producidas por el terremoto tsunamigénico magnitud Mw 9.5de 1960. Se asume un estado de la marea al nivel medio del mar.
MAREOGRAMA SINTÉTICO EN PUNTA PANGAL En la figura Nº 6 se presenta a intervalos aproximados de 10 a 15 minutos, siendo de diez minutos la llegada del primer tren los de mayor energía y amplitud los que de ondas de tsunami obtenido mediante si- ocurren a media hora del terremoto, luego mulación numérica. Se observa que a diez a dos horas diez minutos y a dos horas 40 minutos de ocurrido el terremoto se man- tiene un descenso del nivel del mar en todael área de alrededor de dos metros, este En la figura Nº 7 se observa el máximo hecho se complementa con la aparición de alcance de la inundación producida por el flujos de corriente en las cabeceras de los tsunami (runup). Frente a la bahía de Mau- cauces que evidencian el gradual vacia- llín, por el norte, las aguas inundan com- miento de las aguas en dirección al océa- pletamente la Caleta Pichicuyen y el pobla- no, afectando al río Maullín y sus tributa- do de Quenuir, hecho que coincide con los rios cercanos a la desembocadura, los ríos testimonios de sobrevivientes rescatados Quenuir y San Pedro Nolasco. La velocidad por Atwater et al. (1999). En Pangal, las de los flujos de corriente fluctúan entre 1 y aguas penetran casi tres kilómetros tierra adentro, inundando las extensas planiciesarenosas hasta los 5 a 6 m de altitud, coin- A 20 minutos del terremoto, en el estua- cidiendo con el límite indicado por Atwater rio el descenso del nivel del mar, conti- et al. (1999).
núan propagándose los flujos de corrientevaciante a lo largo de los cauces. En el río Debido a la configuración batimétrica Quenuir la velocidad de la corriente de las del cauce del río Maullín y la exposición aguas alcanza entre 3 y 4 m/s. En tanto, a de su ribera norte, hacen que el tsunami la entrada de la bahía se observa un au- inunde con facilidad las áreas bajas de este mento gradual del nivel del mar que ante- sector. En Chanhué la inundación alcanza cede la llegada de las primeras ondas del aproximadamente la cota 5 m. En La Pasa- tsunami. A treinta minutos, el primer tren da las aguas llegan hasta las cotas 4 a 5 m de ondas ya ha ingresado por la bahía, se de altitud. En tanto, el poblado de Lepihue observan los vectores de velocidad de co- (cercano a La Pasada) es arrasado por las rriente del tsunami con magnitudes que al- aguas, inundando el sector El Rosario hasta canzan hasta 3 m/s. Comienza el proceso alcanzar las áreas bajo el puente en direc- de inundación en las costas bajas expues- ción a Coyam.
tas al Océano Pacífico, como Caleta Pichi-cuyen en Quenuir.
Dadas las características del emplaza- miento del poblado de Maullín, en la ribe- Desde los 40 minutos en adelante el ra sur del río, con escasas zonas de baja tsunami impacta la extensa playa de Pan- altitud, la inundación producida por el gal, el poblado de Quenuir, y comienza la tsunami es menor. En el pueblo, las aguas propagación de las ondas por la boca del inundan parte del camino a Pangal y el río Maullín aguas arriba. En la bahía, los centro cívico, sin sobrepasar los 5 m de flujos de corrientes en dirección a la costa altitud, coincidiendo con el área de inun- se intensifican alcanzando velocidades de dación descrito por Thomas et al. (1963).
4 a 6 m/s y alturas de ola de 5 a 7 m, ondas En tanto, también se manifiesta inundación que a medida que disminuye la profundi- en las riberas del pueblo que dan al río dad incrementan su altura.
Cariquilda sin sobrepasar los 3 m de alti-tud.
A los 50 minutos el tsunami ya ha inun- dado las áreas bajas de Chanhué, La Pasa- El río Cariquilda es inundado completa- da y Maullín, propagándose hacia el inte- mente por las aguas del tsunami, incluyen- rior del río, las alturas máximas de ola en do las planicies de Chuyaquén. Esta área estos lugares fluctúan entre 4 y 7 m. Los presenta registros sedimentarios deposita- trenes de onda se manifiestan con períodos dos por el tsunami real de 1960 (Atwater et


SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE SIMULACIÓN NUMÉRICA DEL TSUNAMI DE 1960, PRIMEROS 40 MINUTOS


MÁXIMO ALCANCE DE LA INUNDACIÓN EN EL CURSO INFERIOR DEL RÍO MAULLÍN al., 1992; Cisternas et al., 2000; Lagos y La importancia de conocer el tiempo de Cisternas, 2004), lo que validaría las áreas arribo de las primeras ondas de tsunami inundadas obtenidas por modelación en ( 25-30 minutos) se transforma en una herra- este sector.
mienta vital al momento de manejar la emer-gencia y dar la alerta temprana ante eventos de campo cercano. Lo mismo debería ocurrircon las áreas potencialmente inundables, lu- Dadas las características y magnitud del gares que deberían poseer un ordenamiento tsunami de 1960, se puede considerar este territorial diferenciado ante la amenaza de evento como el peor escenario para el cur- tsunami. Al respecto, la utilización de señalé- so inferior del río Maullín. Los resultados ticas ante el riesgo de tsunami e indicación obtenidos por simulación se consideran de vías de evacuación (figura Nº 8), sumado aceptables, dado que el comportamiento a la educación de la población expuesta, per- del tsunami y los alcances de la inunda- miten mitigar potenciales impactos.
ción coinciden con antecedentes históri-cos, investigaciones previas y evidencias Respecto al área de inundación resul- tante, es importante considerar el rol que


SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE SEÑALETICA ANTE EL RIESGO DE TSUNAMI A. Señalética localizada al interior del área potencial de inundación en la ciudad de Arica (norte deChile), indica al transeúnte que se encuentra en zona de riesgo. B. Señalética que indica dirección paraevacuar a zona de seguridad. Fotografías: M. Lagos, 2004.
ejerce la morfología costera en el runup En el curso inferior del río Maullín, la de un tsunami y como los obstáculos en configuración de su costa, la escasa pendien- superficie pueden cambiar y disminuir los te y las bajas altitudes del terreno potencia- alcances de la inundación. En la actuali- ron el poder de penetración de la inunda- dad, este es un problema para los estudios ción. No obstante, se debe considerar que la que reconstruyen inundaciones tsunámi- inundación modelada esta referida al nivel cas, dado que la topografía utilizada para medio del mar, nivel que el 22 de mayo de la simulación de eventos no incluye la 1960 a las 15:10 horas se encontraba des- presencia de construcciones, árboles y ve- cendiendo de acuerdo al testimonio de so- getación baja, sino que, considera a la su- brevivientes (Atwater et al., 1999); por lo tan- perficie como un plano representado por to, es probable que en algunas áreas la modelos digitales de elevación (MDE). Al inundación obtenida esté sobrestimada. Sin respecto, Fujima (2001) demuestra que al embargo, se debe tener conciencia que las incluir un parámetro de fricción de fondo variaciones de marea condicionarán el al- mayor en la modelación del runup, la disi- cance de un futuro tsunami en superficie.
pación de energía producto de la rugosi-dad del terreno es considerada. De este Por último, se debe destacar que las altu- modo, la mayoría de los estudios que re- ras del tsunami y el runup obtenidos por mo- construyen los alcances de inundaciones delación en Maullín, son un valor promedio generadas por tsunami, utilizan como co- en la celda correspondiente, situación que se eficiente de fricción un valor estándar de transforma en una limitación práctica condi- ingeniería para el parámetro de Mannig cionada por el tamaño de celda, que en este para superficies ligeramente rugosas de n caso fue de 90 m; sin embargo, conocer el = 0.025 (Koshimura et al., 2002; Zahibo et comportamiento de un potencial evento y los al., 2003; Venturato et al., 2004), valor alcances de la inundación sienta las bases que se utilizó para la presente modela- para diferenciar y conocer el riesgo de las FUJIMA, K. Long wave propagation on large roughness. Proceedings of the ATWATER, B.; JIMÉNEZ, N. & VITA- International Tsunami Symposium 2001 FINZI, C. Net late Holocene emergence (ITS 2001), Session 7-22, Seattle, WA, 7-10 despite earthquake-induced submergence, August 2001, 2001, p. 891-895.
south-central Chile. QuaternaryInternational, 1992, Nº 15-16, p. 77-85.
GONZÁLEZ, F.; TITOV, V.; MOFJELD, H.; VENTURATO, A.; SCOTT, R.; HANSEN, ATWATER, B.; CISTERNAS, M.; R.; COMBELLICK, R.; EISNER, R.; HOIRUP, BOURGEOIS, J.; DUDLEY, W.; HENDLEY, J.
D.; YANAGI, B.; YONG, S.; DARIENZO, M.; & STAUFFER, P. Surviving a Tsunami - PRIEST, G.; CRAWFORD, G. & WALSH, T.
Lessons from Chile, Hawaii, and Japan.
Progress in NTHMP Hazard Assessment.
Circular 1187 USGS,1999, p.18.
Natural Hazards, 2005, 35(1), p. 89-110.
ATWATER, B.; CISTERNAS, M.; GOTO, C. & OGAWA, Y. Numerical SALGADO, I.; MACHUCA, G.; LAGOS, M.; Method of Tsunami Simulation with the EIPERT, A. & SHISHIKURA, M. Incubation Leap-frog Scheme. Tohoku: Dept. of Civil of Chile's 1960 Earthquake. Eos Transaction Engineering, Tohoku University. Translated AGU, 84(46), Fall Meet. Suppl., 2003, for the TIME Project by N. Shuto, 1992.
Abstract G22E-01.
GOTO, C.; OGAWA, Y.; SHUTO, N. & BARRIENTOS, S. & WARD, S. The 1960 IMAMURA, F. Numerical Method of Chile earthquake: Inversion for slip Tsunami Simulation with the Leap-Frog distribution from surface deformation.
Scheme. IUGG/IOC TIME Project Geophysical Journal International, 1990, Nº 103, p. 589-598.
Commission of UNESCO, Manuals andGuides, 1997, N° 35, p. 126.
BERNARD, E. Tsunami: Reduction of Impacts through three Key Actions IWASAKI, T. & MANO, A. Two- (TROIKA). Proceedings of the International dimensional numerical computation of Tsunami Symposium 2001 (ITS 2001), tsunami run-ups in the Eulerian Session 1-1, Seattle, WA, 2001, p. 247- description. Twenty-sixth Conference on Coastal Engineering, Tokyo, 1979, p. 70-74.
CISTERNAS, M.; ARANEDA, A. y KANAMORI, H. The Energy Release in CONTRERAS, I. Reconocimiento y Great Earthquakes. Journal of Geophysical caracterización de la facies sedimentaria Research, 1977, Vol. 82, Nº 20, p. 2981- depositada por el tsunami de 1960 en el estuario Maullín, Chile. Revista Geológicade Chile, 2000, Nº 27(1), p. 3-11.
KOSHIMURA, S.; MOFJELD, H.; GONZÁLEZ, F. & MOORE, A. Modeling the CISTERNAS, M. Suelos enterrados 1100 bp paleotsunami in Puget Sound, revelan la prehistoria sísmica del Centro- Washington. Geophysical Research Letters, Sur de Chile durante los últimos dos 2002, Vol. 29, Nº 20, 1948.
milenios. Revista de Geografía NorteGrande, 2005, N° 33, p. 19-31.
LAGOS, M. Tsunamis de origen cercano a las costas de Chile. Revista de Geografía DENGLER, L.; LUDY, B. & PATTON, J.
Norte Grande, 2000, N° 27, p. 93-102.
Relative Tsunami Hazard Maps, HumboldtCounty, California. Eos Transaction AGU, LAGOS, M. y CISTERNAS, M. Depósitos 84(46), Fall Meet. Suppl., 2003, Abstract de tsunami como indicadores de riesgo: evidencias sedimentarias. Revista SIMULACIÓN DEL TSUNAMI DE 1960 EN UN ESTUARIO DEL CENTRO-SUR DE CHILE Geográfica de Chile Terra Australis, 2004, SATAKE, K.; WANG, K. & ATWATER, B.
N° 49, p. 329-351.
Fault slip and seismic moment of the 1700Cascadia earthquake inferred from Japanese LOCKRIDGE, P. Tsunamis in Peru-Chile.
tsunami descriptions. Journal of Geophysical Report SE-39, World Data Center A for Research, 2003, 108(B11), p. 2535.
Solid Earth Geophysics USA, 1985, p. 97.
SATO, H.; MURAKAMI, H.; KOZUKI, Y.
LYNETT, P.; BORRERO, J.; LIU, P. & & YAMAMOTO, N. Study on a Simplified SYNOLAKIS, C. Field survey and numerical Method of Tsunami Risk Assessment.
simulations: A review of the 1998 Papua Natural Hazards, 2003, 29(3), p. 325-340.
New Guinea tsunami. Pure and AppliedGeophysics, 2003, 160(10-11), p. 2119- Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA). El maremoto del 22de mayo de 1960 en las costas de Chile.
MANSHINHA, L. & SMYLIE, D. The Valparaíso: Servicio Hidrográfico y displacement field of inclined faults.
Oceanográfico de la Armada de Chile, Bulletin of the Seismological Society of America, 1971, Vol.61, Nº 5, p. 1433-1440.
SMITH, W. & SANDWELL, D. Seafloor MARRIS, E. Inadequate warning system topography from satellite altimetry and ship left Asia at the mercy of tsunami. Nature, depth soundings. Science, 1997, 277, p.
2005, Nº 433, p. 3-5.
NANAYAMA, F.; SATAKE, K.; SUGIMOTO, T.; MURAKAMI, H.; FURUKAWA, R.; SHIMOKAWA, K.; KOZUKI, Y.; NISHIKAWA, K. & SHIMADA, ATWATER, B.; SHIGENO, K. & YAMAKI, S.
T. A human damage prediction method for Unusually large earthquakes inferred from Tsunami disasters incorporating evacuation tsunami deposits along the Kuril trench.
activities. Natural Hazards, 2003, 29(3), p.
Nature, 2003, Nº 424, p. 660-663.
NIEMAYER, H. y CERECEDA, P.
TANIOKA, Y.; NISHIMURA, Y.; Hidrografía. Geografía de Chile. Tomo VIII.
HIRAKAWA, K.; IMAMURA, F.; ABE, I.; Santiago: Instituto Geográfico Militar ABE, Y. SHINDOU, K.; MATSUTOMI, H.; (IGM), 1984, Vol.8, p. 309.
TAKAHASHI, T.; IMAI, K.; HARADA, K.;NAMEGAWA, Y.; HASEGAWA, Y.; PLAFKER, G. & SAVAGE, J. Mechanism HAYASHI, Y.; NANAYAMA, F.; KAMATAKI, of the Chilean earthquakes of May 21 and T.; KAWATA, Y.; FUKASAWA, Y.; 22, 1960. Geological Society of America KOSHIMURA, S.; HADA, Y.; AZUMAI, Y.; Bulletin, 1970, Nº 81, p. 1001-1030.
HIRATA, K.; KAMIKAWA, A.; YOSHIKAWA,A.; SHIGA, T.; KOBAYASHI, M. & MASAKA, SATAKE, K. Tsunamis. In LEE, W.; S. Tsunami run-up heights of the 2003 KANAMORI, H.; JENNINGS, P. & Tokachi-oki earthquake. Earth Planets and KISSLINGER, C. (eds.) International Space, 2004, 56(3), p. 359-365.
Handbook of Earthquake and EngineeringSeismology, 2002, 81A, p. 437-451.
THOMAS, H.; BOWES, W.; BRAVO, N.
Field observations made between Puerto SATAKE, K. & TANIOKA, Y. The July Montt y Maullín. Bulletin of the 1998 Papua New Guinea earthquake: Seismological Society of America, 1963, Mechanism and quantification of unusual 53(6), p. 1353-1356.
tsunami generation. Pure and AppliedGeophysics, 2003, 160(10-11), p. 2087- VENTURATO, A.; TITOV, V.; MOFJELD, H. & GONZÁLEZ, F. NOAA TIME Eastern Strait of Juan de Fuca, Washington, Earthquake. Washington: Division of Mapping Project: Procedures, Data geology and earth resources, open file- Sources, and Products. Contribution 2713 report 2004-15, scale 1:50.000, 2004.
from NOAA/Pacific Marine EnvironmentalLaboratory, 2004, p. 26.
WATTS, P.; WALDER, J. & WAYTHO- MAS, C. A novel tsunami inundation map- VEYL, C. Los sismos y las erupciones de ping technique. Eos Transaction AGU, mayo de 1960 en el sur de Chile. Boletín 84(46), Fall Meet. Suppl., 2003, Abstract Sociedad Chilena de Química, 1961, 11(1- OS22B-1161, 2003.
2), p. 20-32.
ZAHIBO, N.; PELINOVSKY, E.; YALCI- WALSH, T.; TITOV, V.; VENTURATO, A.; NER, A.; KURKIN, A.; KOSELKOV, A. & MOFJELD, H. & GONZÁLEZ, F. Tsunami ZAITSEV, A. The 1867 Virgin Island Hazard Map of the Bellingham Area, tsunami: observations and modeling.
Washington: Modeled Tsunami Inundation Oceanologica Acta, 2003, Nº 26, p. 609- from a Cascadia Subduction Zone

Source: http://www.sismo24.cl/500sismos/600pdf/MarceloLagos_2005tsu.pdf

Tai chi and postural stability in patients with parkinson's disease

Tai Chi and Postural Stability in Patients with Parkinson's Disease Fuzhong Li, Ph.D., Peter Harmer, Ph.D., M.P.H., Kathleen Fitzgerald, M.D., Elizabeth Eckstrom, M.D., M.P.H., Ronald Stock, M.D., Johnny Galver, P.T., Gianni Maddalozzo, Ph.D., and Sara S. Batya, M.D. BACKGROUNDPatients with Parkinson's disease have substantially impaired balance, leading to di- From the Oregon Research Institute (F.L.),

Edition découverte 2015 - la revue prescrire

380 JUIN 2015 e • juin 2015 • Tome 35 • n° 380 BIS – Une sélection de textes pour faire des choix de qualité L'objectif de Prescrire est clair, et très concret : il s'agit d'apporter réguliè- rement des matériaux solides pour votre construction de soins de qualité.