HM Medical Clinic

Even if Viagra is not needed, it is possible that the doctor will be able to determine the etiology of erectile dysfunction and prescribe appropriate treatmen https://sydneyrx2014.com.au it doesn't pay to forget about sexual activeness even at the first sings of malfunction.

Revistadocencia.cl

Dispositivos del orden neoliberal
en la política educativa chilena reciente.
Imperativos
para quien osa
María Angélica Oliva2
¿Qué poseen en común el Objetivo Educacional, de 1965; el Objetivo Fundamental, de 1990; el Aprendizaje Esperado, de 2009; y el Objetivo de Aprendizaje, de 2012? Al responder a esta interro- gante la autora nos invita a reflexionar en el hecho de que la consolidación de la influencia del neoli- beralismo en la educación chilena siguió a un lento proceso iniciado durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) que, paradójicamente, asumía a la educación como una responsabilidad primordialmente estatal. La planificación de la economía llevada a cabo por dicho gobierno significó la racionalización de los procesos educativos, ajustándolos a las demandas crecientes de la producción nacional. Para tal efecto, la pedagogía por objetivos, la enseñanza programada, la tecnología educativa, el conductismo y el modelo técnico de formación de profesores, así como la definición de un curriculum técnico-instrumental y la necesidad de medir y controlar los procesos educativos, resultaron necesarios y modelaron el curso de las políticas curriculares que desarrolló la dictadura de Pinochet y los gobiernos que le sucedieron; ya no, sin embargo, desde un Estado desarrollista, sino más bien desde uno subsi- Bajo esta nueva etapa de avance del neoliberalismo, la autora considera que la ratificación del curriculum técnico heredado de la Reforma de 1965 y su acople con el principio de subsidiariedad constituyen el principal mecanismo de consolidación de un orden neoliberal en la educación chilena, frente a lo cual resulta necesario "para quien osa enseñar" contar con herramientas de análisis y crítica que permitan superar la instrumentalización tanto de su propio quehacer como de la educación en 1 Agradezco a mi compañera y compañeros del Grupo de Estudios de la Universidad de Playa Ancha, Lorena Godoy, Boris González y Felip Gascón i Martín, que han arropado esta escritura. Perteneciente a ese grupo y, también, al Centro de Estudios Avanzados (CEA) de la Universidad de Playa Ancha, agradezco, especialmente, a Eduardo Cavieres Fernández, por su confianza en la capacidad de mi escritura para encarar este texto.
2 Profesora de Historia, Geografía y Educación Cívica, Pontificia Universidad Católica de Chile; Magíster en Educación, Universidad de Chile. Doctora en Pedagogía, Universidad de Valencia. Actualmente es Directora General de Pregrado de la Universidad de Playa Ancha y académica de su Facultad de Educación. Correo electrónico: [email protected], [email protected] DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012


DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR A los profesores y profesoras que osan enseñar, de la enseñanza que resaltan aquellos profesores en señal de reconocimiento y reparación. empeñados en recuperar la educación pública y la Dignidad Docente. Inspirado en ello, las siguientes En todo dispositivo hay que distinguir lo que somos letras muestran algunos mecanismos mediante los (que es lo que ya no somos) y aquello en que cuales el sistema neoliberal conforma la política nos estamos convirtiendo: la parte de la historia educativa chilena reciente. Para el caso, los límites y la parte de lo actual. La historia es el archivo, el de lo reciente son la reforma educacional de 1965 contorno de lo que somos y dejamos de ser, mientras y la actual reforma educativa, período que para este que lo actual es el esbozo de aquello en que nos análisis se considera el "tiempo largo". Cabe anticipar, convertimos. Mientras que la historia o el archivo es que allí es posible observar una idea fundamental del lo que aún nos separa de nosotros mismos, lo actual mundo griego: todo cambia, sin embargo, hay algo que es ese Otro con quien ya estamos coincidiendo. parece permanecer, es decir, se resiste pertinazmente a la transformación. Así, en un tiempo obnubilado por Gilles Deleuze, 1995.
el cambio, nuestra política educativa –observada en el período señalado– se inclina por la continuidad, antes ¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas que por la mudanza, a excepción del Proyecto de desdichas amenazadas, nuestra única libertad Escuela Nacional Unificada impulsado por el gobierno posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la de Salvador Allende. realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en El título de este artículo señala, con claridad, lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo que ese algo que no cambia es el sistema neoliberal; recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son por consiguiente, es inexcusable mostrar algunos de obligatorias las clases de impotencia, amnesia y los mecanismos mediante los cuales este se construye, resignación. Pero está visto que no hay desgracia permanece, se atenúa y se vigoriza. En palabras sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni simples, indagar qué poseen en común el Objetivo desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay Educacional, de 1965; el Objetivo Fundamental, de escuela que no encuentre su contraescuela. 1990; el Aprendizaje Esperado, de 2009; y el Objetivo de Aprendizaje, de 2012. Para mostrar aquello se Eduardo Galeano, 1999.
utiliza la metáfora del dispositivo, una suerte de herramienta o máquina para descubrir aspectos de la realidad. Pues bien, ¿qué herramientas utiliza el PrIMErAs PAlAbrAs
neoliberalismo para ordenar la política educativa que regula nuestras escuelas, liceos, centros de formación técnica y universidades? Interrogante que permite La compañía de Paulo Freire (2006) permite atender a cómo opera en las instituciones educativas, despuntar estas letras mediante su lúcida obra Cartas la traducción, reproducción y producción del orden a quien pretende enseñar, que debió llamarse Cartas a social. ¿Cuáles son, entonces, los imperativos para quien osa enseñar, según el título original, Profesora sim quien osa enseñar? ¿Por qué en el tránsito del tia nao. Cartas a quem ousa ensinar (Freire, 2009). La pretender enseñar al osar enseñar hay una clave distancia que existe entre pretender y osar muestra para el desarrollo de la capacidad instituyente, o de el equívoco en la traducción, pues, precisamente, en pensamiento alternativo, en maestros y maestras? la voz osar se anida el espíritu de ese libro. Una simple Problema que alienta el poder del sueño político, aproximación semántica indica que osar es atreverse, como un esfuerzo, un afán, un movimiento humano iniciar con coraje, arriesgarse, aventurarse, actuar con de aproximación a un ideal, como diría Millas (1974). audacia, lo cual se ajusta a la práctica de la enseñanza Afán que permite pensar en esa otra escuela, en sus dimensiones: individual, social, política, histórica, alternativa al orden escolar forjado desde el sistema ideológica, en fin, axiológica. Parece ser este el sentido neoliberal.
DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012


DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR I. UnA cAjA DE hErrAMIEntAs PArA
sus ilimitadas posibilidades de "Orden, disciplina EncArAr lA POlÍtIcA EDUcAtIvA chIlEnA
aprender. En suma, pregúnte- rEcIEntE. DIsPOsItIvO, OrDEn y DIscIPlInA se si la medición contribuye al y dispositivo,
cumplimiento del desideratum permiten Imaginar una caja de herramientas para esta de la educación, esto es, desa- indagación permite esclarecer el valor de los concep- rrollar el lado más iluminado observar cómo tos, la teoría y los libros, para ser utilizados en la com- de la condición humana, o si es subsidiariedad y prensión de problemas en un dominio específico. Este el epitafio de su debilitamiento es un poderoso regalo de Michel Foucault (1974), un a expensas de la instrucción, curriculum técnico medio concreto para que cada sujeto y cada comuni- del entrenamiento y adiestra- dad participen en los destinos de su vida en común. miento.
Tres conceptos de nuestra caja de herramientas se utilizan para construir significados sobre la política Al repasar la pregunta educativa reciente: dispositivo, orden y disciplina. La pa- que anima a estas letras y mediante los labra dispositivo tiene un lugar principal, pues constitu- situarla en su contexto, puede cuales se conforma ye el medio para indagar en las otras dos. Esta, según verse el papel principal que la semántica del término, puede ser un mecanismo, ocupa la noción de orden a las instituciones un conjunto de mecanismos o bien una máquina que que, en nuestra civilización, educativas en desempeña un trabajo o cumple una función; tal es el corresponde a una idea matriz, caso del mecanismo del reloj que marca el paso de las es decir, al molde con que el orden social horas. Sin duda, Foucault (1994) atiende a esta origi- se da forma a alguna cosa. naria acepción del término, mas, la utiliza para pensar Parece oportuno considerar, dominante".
de otro modo, considerando el discurso, poder y saber, también, la idea griega que y el vínculo que se establece entre ellos. La cuestión es enlaza las nociones de orden utilizar ese mecanismo o máquina para descubrir as- y cosmos, donde el mundo pectos de la realidad: cómo ella se muestra, se nombra aparece como algo ordenado y significa en sus formaciones históricas, atendiendo, y sometido a una cierta especialmente, a cómo se ve atravesada por las rela- ciones de fuerza (poder). Pensemos, por ejemplo, en la medición como mecanismo de una máquina; en el curriculum técnico y su expresión en el aprendizaje esperado y operacionalizado; en las dimensiones e in- dicadores de la actualización curricular de 2009 y en el tránsito a objetivos de aprendizaje en las actuales Bases Curriculares, concretado en desempeños observables y estándares de aprendizaje. ¿Qué nos diría Foucault? Utilice la medición como un mecanismo o dispositivo y atienda a los discursos que implementa y genera en ese texto curricular, al saber que hace visible y enuncia, y a los poderes que entraña. Pregúntese: ¿qué es me- dir? ¿Cuál es el régimen de verdad que hay detrás de esa medición?, en fin, de qué manera la medición nor- maliza a los alumnos y profesores, donde normalizar es intentar ajustar a un sistema de normas dominantes. También observe si esa medición contribuye al desen- volvimiento de su profesionalidad docente, fortalece su transposición didáctica, desarrolla las posibilidades para que sus alumnos y alumnas puedan desplegar legalidad que se puede gobernar y dirigir (Marías, La semántica del término subsidiariedad refiere a la 1971). Tal legalidad permite colegir que la disciplina tendencia favorable a la participación subsidiaria del es el principal elemento que configura la idea de Estado en apoyo de las actividades privadas o comuni- orden. Se trata de un conjunto de normas, explícitas tarias y queda instituida en un principio que alude a la o implícitas (simbólicas), para mantener el orden. delegación vertical de los poderes, especialmente en Todos los problemas de medición pueden, finalmente, las federaciones (Larousse, 2007). resolverse en el orden, dirá Foucault (1999), en una renovada mirada al planteamiento cartesiano, lo que Para ganar en la comprensión de su aplicación permite atender a la distinción entre orden natural en Chile, ha de acudirse a la concepción de hombre y y orden social. El primero, nos emplaza en el orden de sociedad en la cual se inspira, cuna de su capacidad científico, sustentado en un concepto mecanicista de disciplinaria, expresada, por ejemplo, en la mudanza de la naturaleza, regulado por una ley natural y fundado las dos dimensiones principales de la política educativa: en la matemática; en cambio, el segundo, remite al normativa y de financiamiento. En la Declaración de dominio de lo institucional, fundado en un aparato Principios del Régimen Militar (Gobierno de Chile, 1974) de normas y discursos, que son un se sostiene que el hombre constituye el fundamento producto humano y una producción de la sociedad y que posee derechos anteriores "En este humana constante (Berger & Luckman, y superiores al Estado, que emanan de la propia contexto, 2006). naturaleza humana, cuyo origen es el propio creador; derechos que deben ser reconocidos y reglamentados la política Orden, disciplina y dispositivo, por el Estado, sin embargo, no siendo el Estado quien permiten observar cómo subsidiarie- los concede, tampoco puede jamás negarlos. Nótese educativa dad y curriculum técnico constituyen su fundamento en el jusnaturalismo de inspiración de los mecanismos mediante los cuales se cristiana y en el derecho divino. Esta idea de hombre, conforma a las instituciones educativas fundante del principio de subsidiariedad, sostiene gobiernos de la en el orden social dominante. que ninguna sociedad superior puede arrogarse "el campo que respecto a su propio fin específico puedan II. IDEA DE sUbsIDIArIEDAD.
satisfacer entidades menores, y, en especial la familia, que tiene DIsPOsItIvO PrIncIPAl DEl
como tampoco puede invadir ésta lo que es propio aspectos sIstEMA nEOlIbErAl En lA
e íntimo" (Mineduc, 1975-1976, p.14). En sintonía con POlÍtIcA EDUcAtIvA chIlEnA
ello, se plantea que el rol del Estado en la sociedad es valiosos por rEcIEntE
también subsidiario, pues debe asumir directamente "sólo aquellas funciones que las sociedades intermedias La tríada diseñada para escla- o particulares no están en condiciones de cumplir recuperar la recer aspectos de la política educativa adecuadamente, ya sea porque de suyo desbordan sus chilena reciente, permite distinguir en posibilidades (caso de la defensa nacional, las labores educación la arquitectura del sistema neoliberal de policía o las relaciones exteriores) o porque su pública, queda un dispositivo principal de uno secun- importancia para la colectividad no aconseja dejar dario, según la amplitud y profundidad entregadas a grupos particulares restringidos (caso de desperfilada al de su poder disciplinario; su capacidad los servicios o empresas estratégicas o fundamentales transformarse de ajustar a la norma explícita y sim- para la nación), o porque envuelven una coordinación bólica, así como para pulsar o acoplar- general que por su naturaleza corresponde al Estado" en cómplice se a otros dispositivos, maximizando (Gobierno de Chile, 1974, p.17). Este dispositivo, de un sistema su capacidad normalizadora. Tal es el queda consagrado en la Constitución de 1980, por caso del principio de subsidiariedad, ejemplo, en los derechos y deberes constitucionales donde germina mecanismo articulador de la gran re- que, en una de sus partes, indica que "Los padres forma neoliberal chilena, que alcanza tienen el derecho preferente y el deber de educar la desigualdad a diferentes esferas de la sociedad en a sus hijos. Corresponderá al Estado otorgar especial social". la dictadura militar (Nef, 1999/2000). protección al ejercicio de este derecho". Esta idea DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012


DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR de subsidiariedad es refrendada en la Ley Orgánica dad colectiva, tal como corresponde a la tradición de la Constitucional de Enseñanza (LOCE), y su sucesora, educación pública. El texto constitucional es, además, la Ley General de Educación (LGE), mantiene el engañoso, pues confunde educación y escolarización. articulado que regula tal idea. Para todos, resulta obvio que la educación sea una responsabilidad de la familia, como parte del proce- Si pensamos en la persistencia de este so de aprendizaje social, sin embargo, es muy distinto, dispositivo principal del sistema neoliberal, desde cuando se trata de esa educación según se desarrolla la dictadura hasta hoy, ello, sin duda, constituye un en la institución educativa, es decir, a la escolarización, indicio de su cuantía como dispositivo disciplinario. que constituye una cuestión pública, una parte de la Así lo dejan ver sus líneas de visibilidad en el cambio política de Estado, esto es, de un proyecto colectivo. conjunto que genera en la educación, es decir, en el rol Por otra parte, al dejar la educación en manos de so- del Estado subsidiario; en el modelo de financiamiento ciedades intermedias o particulares, se fomenta el de- –que transita desde la oferta hacia la demanda–; en sarrollo de la educación privada y la participación de la municipalización y la pérdida de la condición de los sostenedores, caldo de cultivo para la expansión funcionario público de los profesores. de las escuelas privadas mediante financiamiento pú- blico; la introducción de mecanismos de competencia Ahora bien, resaltemos del rol subsidiario del (por matrícula, por recursos, por premios) entre las Estado la regulación respecto a que la familia tiene el escuelas financiadas con recursos públicos; el uso de principal derecho y deber de educar a sus hijos reple- mecanismos de subvención tipo vouchers; el cobro de gando, con ello, la escolarización a la esfera privada, aranceles a las familias; la ampliación de las posibilida- desligándola de la esfera pública y de la responsabili- des de las familias de elegir la escuela de sus hijos, en


"Al amparo de fin, el negocio de la educación que una preeminencia del mercado, llegándose a configu- posibilita el lucro con dineros pú- rar un cuasi mercado de la educación. No es menos la ciencia y su blicos (Almonacid, 2001). Ello, uni- relevante que las orientaciones de la agenda educa- orden, germina do a la posibilidad de seleccionar tiva de la Cepal y la intervención del Banco Mundial estudiantes, vulnera el cumplimien- profundicen esa aporía, al intentar hacer compatibles el curriculum to del Derecho a la Educación. las orientaciones del mercado con los cánones de una educación democrática, por ejemplo, cuando técnico, algunas La continuidad de los as- significan los criterios de calidad y equidad. En este de cuyas pectos señalados, permiten enjui- contexto, la política educativa de los gobiernos de la ciar a la política educativa de los Concertación, que tiene aspectos valiosos por su in- manifestaciones gobiernos de la Concertación en tento de recuperar la educación pública, queda des- son: la pedagogía su aporte a la transición hacia la perfilada al transformarse en cómplice de un sistema democracia. Esta política educati- donde germina la desigualdad social (Oliva, 2010). por objetivos, va, inscrita en la subsidiariedad de En odiosa sintonía con esa política educativa, en los el modelo de la Constitución de 1980, intenta prolegómenos de la Ley de Calidad y Equidad de la compatibilizar mercado y Estado, Educación, el presidente Piñera el año 2010, anuncia entrenamiento generando, así, una aporía. Se de- la mayor reforma educacional de las últimas décadas, clara la transformación del rol del guiada por el imperativo de lograr estándares de cali- de formación Estado de subsidiario a protector dad para avanzar hacia un sistema educativo de clase de profesores, y promotor, lo cual se contrapone mundial. Esa clase mundial es la ideología neoliberal con lo regulado por la Constitu- que, por ejemplo, reduce la calidad de la educación el modelo por ción y la Ley General de Educa- a la medición, desmarcándose de una evaluación de- competencias, ción, donde la subsidiariedad per- mocrática y acercándose, peligrosamente, a una tec- manece incólume. Sin duda, existe noevaluación (Beltrán, 2003). la metáfora del DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012 DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR Al tenor de esa paradójica reunión del comunicar, esta es, acoplamiento, que remite a la mercado y el Estado se produce un desplazamiento acción y efecto de acoplar o acoplarse, esto es, en el concepto de democracia desde su dimensión ajustar dos piezas o aparatos para que funcionen política a una dimensión económica (Apple, 2002), combinadamente (Larousse, 2007). Entonces, ¿cómo lo cual representa un duro revés para la educación el sistema neoliberal genera el acoplamiento de la considerada como un bien público. Así, la privatización subsidiariedad con el curriculum técnico, para que al de la educación abre las puertas al lucro. En virtud funcionar combinadamente, desencadenen un cambio de lo dicho puede pensarse que la subsidiariedad conjunto en nuestros sistemas educativos? Ese cambio es un dispositivo principal que normaliza la política conjunto es, precisamente, la normalización o ajuste educativa chilena, proyectándose en los cuatro de las instituciones educativas al sistema neoliberal dispositivos secundarios recién señalados que trazan dominante. el marco del sistema neoliberal (rol subsidiario del Estado, subsidio a la demanda, municipalización, y Las líneas precedentes dejan ver la relevancia del pérdida de la condición de funcionario público de curriculum, cuestión que debe ser resaltada a objeto profesores y profesoras). En ese marco se inscribe de situar, convenientemente, el problema. Obsérvese una política curricular, dominio del curriculum técnico, que el curriculum es el conjunto de principios que que permite, primero, develar por qué la dictadura regula la selección, organización y transmisión del retoma y profundiza el curriculum heredado de la conocimiento y las destrezas en las instituciones reforma de 1965; segundo, examinar el intento de los educativas, así como la determinación de los métodos primeros gobiernos de la Concertación de despojarse para la enseñanza y el aprendizaje, de este e instaurar un curriculum práctico; y tercero, considerando los fines subyacentes "Existe mostrar cómo el Gobierno de Bachelet intenta en todo ello (Lundgren, 1997). Así, reinstaurar la racionalidad instrumental al amparo de para analizar cualquier curriculum evidencia una Reforma Basada en Estándares. Que las actuales hemos de atender a su dimensión de que el Bases Curriculares, como instrumento fundamental de explícita e implícita o subyacente, la organización curricular, determinen el Objetivo de ya lo advirtió Philip W. Jackson curriculum Aprendizaje, resulta ser, por lo tanto, el curso normal (1998), cuando acuñó el concepto técnico y su de los acontecimientos. de curriculum oculto, al hilo de su conmovedora obra La vida en las racionalidad III. cUrrIcUlUM técnIcO: DIsPOsItIvO
PrIncIPAl DEl sIstEMA nEOlIbErAl En lA
POlÍtIcA cUrrIcUlAr chIlEnA rEcIEntE
Existen diferentes pers- pectivas, enfoques o modelos, para Retomemos, pues, la pregunta: ¿Qué poseen en clasificar al curriculum. Así, según funcionales común el Objetivo Educacional de la reforma de 1965; cómo se entiende la relación entre a la el Objetivo Fundamental, de 1990; el Aprendizaje la teoría y la práctica se configuran Esperado, de 2009; y el Objetivo de Aprendizaje, de tres enfoques, a saber: naturalista reproducción 2012? Para comenzar, es necesario señalar que todos (tecnicista); interpretativo (com- ellos se inscriben en un curriculum técnico, que en prensivo); y crítico (Carr, 1990; este trabajo se considera como el dispositivo principal Carr & Kemmis, 1988). Para el cu- que el sistema neoliberal utiliza para normalizar el rriculum técnico, lo teórico es la curriculum. Conjetura que, ciertamente, necesita fuente de los principios que deben expresiones ser examinada. ¿Qué es, entonces, un curriculum aplicarse en la práctica; para el cu- técnico? ¿Cuáles son algunas de sus expresiones en el rriculum práctico, la práctica es el curriculum chileno reciente? lugar del discernimiento profesio- nal; finalmente, para el curriculum social y Al abrir nuestra caja de herramientas aparece crítico, teoría y práctica están dia- una poderosa palabra para la idea que se intenta lécticamente relacionadas, la teoría educativa".


se desarrolla y pone a prueba a través de la reflexión números a objetos o sucesos de acuerdo a ciertas y la práctica es una empresa arriesgada que nunca reglas lógicas, por ejemplo, la del isomorfismo (Weyl, podrá justificarse totalmente apelando a principios 1965). En cuanto comprende una teoría de la ciencia, teóricos. Sus nombres de naturalista (ciencia aplica- una reforma de la sociedad y una religión, el positivismo da), interpretativo (ciencia práctica) y crítico (ciencia es una doctrina del saber que se niega a admitir otra crítica), remiten a sus vínculos, respectivamente, con realidad que no sean los hechos e investiga solo las el positivismo, la fenomenología y la teoría crítica. Se relaciones entre estos; pretende además atenerse focaliza, a continuación, el análisis en el enfoque natu- solo a lo dado y reduce la filosofía a los resultados de ralista o tecnicista y su ciencia aplicada, cuna del curri- la ciencia y al naturalismo (Ferrater Mora, 1958). culum técnico, leitmotiv de este trabajo3.
Ciencia, medición y positivismo, influyen en la Cabe señalar que el curriculum técnico se funda educación y en el curriculum, produciendo un despla- en la ciencia y, por lo tanto, su eje es la medición. Ello, zamiento en la educación desde su inveterado vínculo nos emplaza en el orden científico, que se construye con la filosofía hacia la ciencia aplicada, desligándose, sobre un concepto mecanicista de la naturaleza, es con ello de la axiología (ética y estética) y reempla- decir, concibe un orden causal regulado por leyes zándola por la señalada epistemología científica y su matemáticas, garantes de ese orden. La observación método hipotético-deductivo. Su búsqueda de una de dicha naturaleza permite desvelar la existencia en objetividad y racionalidad llega a establecer genera- ella del cambio, el cual puede registrarse mediante lizaciones, desde la cual se diseña e implementa una un lenguaje basado en el orden. Este lenguaje es la acción educativa, encaminada a proporcionar resulta- medición, que consiste en el ordenamiento de los dos eficaces. Esto permite establecer decisiones uni- elementos de la naturaleza mediante la asignación de versalmente válidas (objetivas), para guiar la acción educativa, implementando una perspectiva instrumen- tal, denominada medios-fin; racionalidad técnica que permite solucionar problemas educativos mediante la aplicación de teorías y técnicas científicas (Schön, 1983). Así, al amparo de la ciencia y su orden, germina el curriculum técnico, algunas de cuyas manifestaciones son: la pedagogía por objetivos, el modelo de entrenamiento de formación de 3 Un análisis in extenso de los tres enfoques y su aplicación a las reformas chilenas del curriculum desde 1965 a los gobiernos de la Concertación, puede verse en "Política educativa chilena 1965-2009. ¿Qué oculta esa trama?" (Oliva, 2010). DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012


DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR profesores, el modelo por competencias, la enseñanza Ciertamente, la institu- programada y la metáfora del profesor como técnico, ción educativa tiene una función básica de reproducción de la cul- tura, mas, se trata que reproduz- Al observar cómo se expresa concretamente ca el lado iluminado de la condi- el curriculum técnico en la práctica de la enseñanza, ción humana y no el oscuro, por este modelo resulta de utilidad acudir al clásico triángulo didáctico. ejemplo, al contribuir a diseminar Allí se deja ver, en cada uno de sus vértices: la perspectiva la desigualdad y fragmentación por objetivos técnica de la enseñanza, el aprendizaje conductista, y social. Entonces, la ciencia cola- las asignaturas escolares (sectores y subsectores) bora en esta tarea, pues al alero como saberes académicos pedagogizados. Por su de su orden natural, se desarro- parte, la institución escolar que anida a ese triángulo lla una política de naturalización racionalidad didáctico, también se puede comprender como un unida a un régimen de verdad triángulo, cuyos vértices son la dimensión institucional; en consonancia al poder disci- técnica resulta organizativa o de gestión, y el curriculum. La relación plinario del sistema neoliberal. entre las dimensiones institucional y organizativa Por ejemplo, se construye la idea ad hoc a (gestión), corresponde a las normas y su puesta en de éxito escolar, fundado en la una política escena o las reglas del juego y el juego jugado. Baste medición, que puede ser repre- ilustrar que el curriculum técnico es consonante con sentada en la curva normal, ele- un modelo de gestión y funcionamiento de la empresa, vándose al rango de "evidencia" tiene pretensión basado en la organización científica del trabajo, creado y olvidando luego que es una por el ingeniero y economista norteamericano Frederic construcción realizada bajo de- de ser neutral y Winslow Taylor (Gimeno Sacristán, 1997), que hoy da terminadas condiciones de pro- paso a las nuevas ciencias empresariales, configurando ducción, con lo cual se atribuye apolítica, pues una neogestión que deviene en una gestión neoliberal el estatus de natural a un fenó- estaría a cargo de la institución escolar (Jódar, 2007).
meno social, que está atravesado por relaciones de fuerza (poder). de los expertos, Ciencia, positivismo, conductismo, utilitarismo y Este papel de la ciencia admite tecnócratas del gestión científica ayudan a configurar una racionalidad una crítica radical, al atender al científica y técnica en el curriculum instrumental, triple estatuto mitológico, teoló- a lo cual se suma la ideología de la eficiencia social, gico y metafísico en que se erige que fuese expuesta por Bobbit en su teoría sobre el la ciencia, tal como es develado curriculum, sosteniendo que este debe dar respuesta por Prigogine y Stengers (1990). En efecto, para los se- eficiente a lo que la sociedad pide de ella. Así, el ñalados autores, la convicción científica de la armonía profesor es el experto mecánico "cuya función no de la naturaleza constituye un mito, baste observar la consiste en pararse a pensar qué hay que hacer, sino aspiración a descubrir el lenguaje único de ese mundo en ofrecer una técnica eficiente para cumplimentar lo mediante la matemática, cuya homogeneidad permiti- que se le dice que tiene que hacer; debe encontrar ría, mediante la experimentación local, develar la ver- los caminos y los medios para hacer lo que se le pide" dad general. La diversidad, así pensada, se reduce a la (Gimeno Sacristán, 1997, p.18). Todo lo cual, nos dice verdad única de las leyes matemáticas que suponen la este mismo autor, muestra un curriculum conservador, existencia de un creador eterno; un Dios monárquico que ve en la educación y en el curriculum un medio que gobierna desde las alturas e impone su ley divina. eficiente al servicio de la reproducción social. He Tal discurso teológico, devela la convicción metafísica, aquí lo fundamental que debe ser enunciado sin por ejemplo, de un sentido de autosuficiencia, propio eufemismos: existe evidencia de que el curriculum de un saber omnisciente, que incluso sobrevive en los técnico y su racionalidad instrumental, son funcionales científicos a la retirada del Dios clásico. Todo lo cual a la reproducción social, una de cuyas expresiones es permite emplazar a la evidencia científica en la justa generar desigualdad social y educativa (Oliva, 2008). dimensión de una arquitectura socio-histórica, atra- vesada por relaciones de poder, máxime cuando las de sus artífices– primero, reconsidera el papel de la más importantes decisiones educativas se sustentan, educación en su relevancia para la construcción de muchas veces, solo en dicha evidencia. A partir de lo una sociedad más justa, de ahí que su leitmotiv sea la señalado se puede poner en tela de juicio el valor del calidad y equidad de los contextos y resultados del curriculum técnico para establecer una educación de aprendizaje. Segundo, redefine el rol del Estado en calidad: debemos desmontar esta falacia, a menos que la educación, "de un papel subsidiario, consistente en estemos de acuerdo con una reducción de la calidad funciones de asignación de recursos y supervisión a la medición, propia del círculo de la reproducción de los marcos institucionales y educativos en que la social (Nef & Oliva, 2011). competencia por matrícula produce determinados estándares de logro y patrón de distribución social, ¿Cuáles son, entonces, algunas expresiones del a un papel de promotor y responsable, tanto respecto curriculum técnico en la política curricular chilena de los objetivos de calidad a nivel de sistema en su reciente? En una breve síntesis, es posible observar conjunto, como de los de equidad" (Cox, 2005, p. que el curriculum técnico se introduce en nuestro 37). Guiados por este empeño, aparecen los criterios país en la reforma del año 1965, vinculada a la teoría de equidad y calidad, los cuales se intentan lograr del capital humano y a la Alianza para el Progreso, mediante el desarrollo de programas integrales de mediante la pedagogía por objetivos, la enseñanza intervención de cobertura universal y programas programada, la tecnología educativa, el conductismo compensatorios focalizados en escuelas y liceos de y el modelo técnico de formación de profesores. menores recursos. Todo ello va aparejado con un La política curricular del régimen militar redefine aumento sostenido del presupuesto destinado a la el curriculum nacional; introduce el principio de educación. Tercero, redefine la estructura del puesto flexibilidad; y aprueba la Ley Orgánica Constitucional laboral de los profesores, traspasándolos desde el de Enseñanza (LOCE), que crea la institucionalidad Código del Trabajo, que regula las actividades privadas, para la aprobación del Marco Curricular Nacional a un Estatuto Docente, que instituye una regulación de Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos nacional de sus condiciones laborales, así como Obligatorios, regulando una nueva relación del Estado persigue generar condiciones de estabilidad en el con el curriculum, y estableciendo un principio de cargo. Cuarto, a mediados del año 1995, se presenta la descentralización curricular. En esa normativa, se reforma educativa articulada en torno a dos aspectos: decretan los objetivos como competencias, lo que una reforma en el curriculum y la implementación reafirma su inscripción en el curriculum técnico, de la Jornada Escolar Completa. En los primeros que es la bandera de la dictadura desde sus más gobiernos de la Concertación hay acciones concretas tempranos orígenes. La Ley Orgánica Constitucional para despojarse del curriculum técnico, sin embargo, de Enseñanza es el dispositivo para su permanencia, ello no puede cumplirse a cabalidad, en parte, por la pues es promulgada en marzo de 1990, horas antes permanencia del marco educativo de la dictadura. La que el gobierno de facto abandone el poder, la cual LOCE, derogada en el año 2009 al ser promulgada por su estatuto de Ley Constitucional necesita un la Ley General de Educación, lega los Objetivos alto quorum en el Congreso para ser modificada. En Fundamentales y Contenidos Mínimos. La definición consecuencia, durante la dictadura se profundiza este de los Objetivos Fundamentales como competencias modelo por objetivos conductuales, cuya racionalidad o capacidades que los alumnos deben lograr al finalizar técnica resulta ad hoc a una política educativa que los distintos niveles de la educación, se operacionaliza tiene pretensión de ser neutral y apolítica, pues estaría en el aprendizaje esperado (Mineduc, 2009a, 2009b). a cargo de los expertos, tecnócratas del régimen, que Aprendizaje esperado, actividades para su logro y, se afanan en perfeccionar el modelo por objetivos, especialmente, las actividades de evaluación, quedan cuyo eficientismo social adquiere un renovado sentido determinadas a priori y operacionalizadas en un para la reproducción social. conjunto de indicadores que permiten medir el éxito del aprendizaje. Todo lo cual señala su inscripción en el Por su parte, la política educativa de los curriculum técnico. La actualización curricular de 2009, "nuevos" tiempos –según lo señala,Cristián Cox, uno tras la Revolución Pingüina, muestra un sorprendente DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012


DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR recrudecimiento del curriculum técnico, al enfatizar la Calidad, implementado a través de nuevos organismos medición del rendimiento académico y su vinculación estatales (Agencia de Calidad y Superintendencia). De a estándares. En efecto, animados por un deseo de ello surgen nuevas necesidades, a las cuales la formu- homogenizar diferentes aspectos del curriculum, lación del curriculum debe adaptarse y resolver" (Mi- se impulsan aspectos de una reforma basada en neduc, 2012a, p. 1). Las Bases Curriculares constituyen estándares, esto es, instrumentos para "acordar metas el instrumento principal del curriculum nacional, pues de calidad en los diferentes ámbitos de aplicación – allí se definen estándares de aprendizaje para ordenar aprendizaje, desempeño profesional y gestión– y son a los establecimientos educacionales de acuerdo al lo- herramientas de rendición de cuentas" (Espínola & gro de aprendizaje de los alumnos. Claro, 2010, p. 57). Todo lo cual resitúa la medición en el centro de la política educativa, acorde a una La Ley General de Educación establece una racionalidad técnica. nueva fórmula de prescripción curricular que reem- plaza los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mí- En continuidad con esa política, como corres- nimos Obligatorios por un "concepto acorde con la ponde a la vigencia de la Constitución de 1980 y de necesidad de vincular más estrechamente la formula- la Ley General de Educación, las Bases Curriculares ción del aprendizaje con su seguimiento y evaluación. 2012 para la Educación Básica señalan que "los re- Esta fórmula, llamada en la ley ‘Objetivos de Apren- querimientos de la sociedad cristalizan en una refor- dizaje', define los propósitos y los logros del proceso ma profunda de la institucionalidad educativa, con una y establece cuáles serán los desempeños del alumno nueva Ley General de Educación en 2009 y la crea- que permitirán verificar el logro del aprendizaje" (Mi- ción de un Sistema Nacional de Aseguramiento de la neduc, 2012a, p. 2). Así los Objetivos de Aprendizaje,


relacionan en forma más explí- LGE, que al definir a priori el logro del aprendizaje y "La actualización cita habilidades, conocimientos establecer los desempeños verificables para ese logro, curricular de y actitudes, determinando en también, se sitúan cómodamente en el curriculum tec- forma clara y precisa cuál es el nicista. Repárese que ambos textos curriculares resal- 2009, tras la aprendizaje a lograr, conforman- tan el papel que la medición posee en el aprendizaje, Revolución do un curriculum centrado en lo cual puede ser considerado como un dispositivo el aprendizaje, que declara en disciplinario funcional al curriculum técnico, donde la Pingüina, forma explícita el foco del que- ciencia instituye un régimen de verdad en consonancia hacer educativo. Con ello, se con el orden dominante. No se trata que la medición muestra un recoge la experiencia interna- y la ciencia sean perversas en sí mismas, más bien lo sorprendente cional que destaca la necesidad cuestionable es el uso que se les da y el régimen de de concentrarse en los apren- verdad que desde ellas se establece. Baste recordar recrudecimiento dizajes esenciales expresados que cuando Galileo sostuvo "medir lo que es medible como Objetivos de Aprendizaje y tratar de hacer medible lo que todavía no lo es", se del curriculum o estándares de contenido (Mi- refería a la idea de fuerza inscrita en la física, lo que técnico, al neduc, 2012a; 2012b). puede darnos una idea de cuánto la medición se des- marca de la educación, de la escolarización, Esta continuidad, que en fin, del curriculum. medición del puede observarse en los pun- tos abordados, hace inexcusa- La medición, inscrita en el cu- rendimiento ble retomar la pregunta acerca rriculum de producto, aquel de la de cómo el sistema neoliberal racionalidad instrumental, es un as- académico y su genera el acoplamiento de la pecto que muestra la ligazón en- vinculación a subsidiariedad con el curricu- tre subsidiariedad y curriculum lum técnico para que al funcio- técnico. Sin duda, es posible estándares". nar combinadamente desenca- descubrir otros, por ejemplo, denen un cambio conjunto en la ética utilitarista y el indivi- nuestro sistema educativo. Volvamos, pues, a nuestra dualismo, que estos suscriben caja de herramientas. Al abrirla aparecen las ideas y proyectan con el consi- de orden y disciplina, fundamentales para alcanzar la guiente detrimento de la vida tesitura que anima estas palabras. En este artículo, se en común y de la democracia. plantea que la subsidiariedad y el curriculum técnico Sin embargo, no hay desgracia son los dispositivos principales que la disciplina utili- sin gracia, ni cara que no tenga za para el ajuste entre orden escolar y social; entre su contracara, ni desaliento que ambos dispositivos se produce un acoplamiento que no busque su aliento; ni tampo- maximiza su capacidad disciplinaria o normalizadora. co hay escuela que no encuentre En efecto, lo indagado permite descubrir que el dispo- su contraescuela, como enseña sitivo principal, que es la subsidiariedad, regulado en la Galeano. Constitución, debe concretarse en diferentes cuerpos normativos, tal es el caso de la LOCE y la LGE que ÚltIMAs PAlAbrAs.
establecen, respectivamente, el Marco Curricular Na- IMPErAtIvOs PArA qUIEn
cional y las Bases Curriculares. En el Marco Curricular OsA EnsEñAr
Nacional, los objetivos son definidos como compe- tencias, operacionalizadas en aprendizajes esperados, Uno de los aspectos las cuales son una expresión del curriculum técnico. fundamentales del curriculum Por su parte, las Bases Curriculares para la Enseñanza es el estudio de la distancia Básica, operacionalizan el objetivo de aprendizaje de la que existe entre las intencio- DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012 DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR nes educativas y las realizaciones educativas; entre lo en ello poseen los dispositivos estu- "La medición, regulado o prescrito y lo que ocurre en la práctica. Sin diados en este artículo.
duda, es una gran oportunidad para quien osa enseñar, tomar una conciencia radical de que el curriculum se Además de lo señalado, se curriculum define en su práctica, en su aula, en su escuela. Parece destacan tres imperativos para posible, entonces, diseñar un camino para transformar quien osa enseñar. Primero, recupe- las dificultades en condiciones de posibilidad; recupe- rar la educación para la educación, aquel de la rar el sueño político en pos de construir una mejor dada la desterritorialidad que han sociedad. Para ello, tener una caja de herramientas sufrido la educación y sus protago- puede ser lo mismo que tener un tesoro, disponer de nistas respecto de las instituciones instrumental, un conjunto de experiencias y conceptos; utillaje que educativas, del discurso educativo en cada aula, escuela, liceo, centro de formación técni- y de las esferas de decisión políti- ca y universidad, posibilite desarrollar la trilogía política ca, la cual se ha desencadenado a que muestra la de darse cuenta, dar cuenta y actuar en consecuencia instancias de otras disciplinas, de con los valores y prácticas de la democracia. expertos y pseudoexpertos, impul- sados por la racionalidad neoliberal subsidiariedad A la construcción de esa procedente de la ingeniería, la ges- caja de herramientas con- tión empresarial, el marketing, y las y curriculum curre Paulo Freire (1993), pedagogías psicológicas, entre otros. con su clave fundamental: la Segundo, considerar que el orden técnico".
existencia de una relación escolar posee como eje la disciplina, de intimidad entre pensar, que regula saberes y conductas; que leer y escribir y la necesi- la tradición pedagógica permite observar que existe dad que tenemos de vivir un lado iluminado y un lado oscuro o perverso de la intensamente esa relación. disciplina, según se ajuste o desmarque de la axiología. Jorge Millas (1962), nos Constituye, entonces, un imperativo para quien osa alienta a utilizar nuestra enseñar, no cejar en su empeño de desplegar el lado caja de herramientas iluminado de la disciplina e intentar replegar el oscuro. en su denuncia al em- Tercero, dado que la racionalidad técnica se asienta botamiento progresivo en una serie de presupuestos falsos, que no se ajus- de la conciencia moral; tan al conocimiento disciplinar sobre la educación, es una suerte de anemia necesario tener siempre en vigilia las conciencias para ética que paraliza las enmendar el estrago causado a nuestra escuela. Por reacciones defensivas ello, en esa caja de herramientas la alteridad ha de te- del espíritu, generando ner un papel protagónico. Hacerse cargo radicalmente una inacción frente al del otro, animado por un sentimiento de hospitalidad, estrago, que nos insen- parece ser un modo cierto y seguro que tenemos, sibiliza para percibir lo maestros y maestras, de hacernos cargo de nuestra específicamente inmo- propia humanidad. ral y actuar en conse- cuencia. Observemos, El motivo que inspira este texto, es convocar a por ejemplo, el estra- los maestros y maestras que osan enseñar, a construir go de la desigualdad una caja de herramientas para reparar nuestra "escue- educativa y la frag- la rota en una esquina". Sea ello un ejercicio radical de mentación social y la autorreparación, así como este texto lo es para quien responsabilidad que lo escribe: una maestra que osa enseñar. Almonacid, C. (2001). Creación de los mercados de la educación en Chile. Cuadernos de Pedagogía. 1(308), pp. 65-70.
Apple, M. (2002). Educar «como Dios manda»: Mercados, niveles, religión y desigualdad. Barcelona: Paidós.
Beltrán, F. (2003). Evaluación democrática versus tecno-evaluación. Revista Pedagogía Crítica Paulo Freire. Año 2, Nº 2, diciembre, pp. 111-124.
Berger, P. & Luckmann, T. (2006). La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu.
Carr, W. (1990). Hacia una ciencia crítica de la educación. Barcelona: Laertes.
Carr, W. & Kemmis, S. (1988). teoría crítica de la enseñanza. Barcelona: Martínez Roca.
Cox, C. (2005). Las políticas educacionales de Chile en las últimas dos décadas del siglo XX. En Cox, C. (Ed.) Políticas educacionales en el cambio de siglo. La reforma del sistema escolar de Chile, (pp. 19-113). Santiago de Chile: Universitaria. Deleuze, G. (1995). ¿Qué es un dispositivo? En VV.AA. (1995). Michel Foucault, filósofo, (pp. 305-312). Barcelona: Gedisa. Espínola, V. & Claro, J. P. (2010). El sistema nacional de aseguramiento de la calidad: una reforma basada en estándares. En C. Bellei et al. (Ed.) (2010). Ecos de la revolución pingüina. Avances, debates y silencios en la reforma educacional, (pp. 51-83). Santiago de Chile: Universidad de Chile y UNICEF.
Foucault, M. (1974). Prisions et asiles dans le mécanisme du povoir. Foucault, M. (1994). Dits et écrits. Vol. II. Paris: Gallimard.
Foucault, M. (1999). Las palabras y las cosas. México D.F.: Siglo XXI. Freire, P. (2009). Profesora sim tia nao. Cartas a quem ousa ensinar. Río de Janeiro: Editora Olho d àgua. Freire, P. (2006). Cartas a quien pretende enseñar. México D.F.: Siglo XXI.
Galeano, E. (1999). Patas arriba. La escuela del mundo al revés. Santiago de Chile: Pehuén.
Gimeno Sacristán, J. (2010). ¿Qué significa el curriculum? En J. Gimeno Sacristán (Comp.): Saberes e incertidumbres sobre el curriculum, (pp. 21-43). Madrid: Morata.
Gimeno Sacristán, J. (1997). La pedagogía por objetivos. Obsesión por la eficiencia. Madrid: Morata.
Gobierno de Chile. (1974). Declaración de Principios del Gobierno de Chile. Santiago de Chile, Gabriela Jackson, P. (1998). La vida en las aulas. Madrid: Morata.
Jódar, F. (2007). Alteraciones pedagógicas. Educación y políticas de la experiencia. Barcelona: Laertes.
Larousse. (2007). El Pequeño Larousse Ilustrado. México D.F: Larousse.
Lundgren, U. (1997). Teoría del curriculum y escolarización. Madrid: Morata.
Marías, J. (1971). Historia de la filosofía. Madrid: Revista de Occidente.
(1974). De la tarea intelectual. Santiago de Chile: Universitaria.
Mensaje de S.E. la Presidenta de la República con el que inicia un Proyecto de Ley que establece la Ley General de Educación. Santiago de Chile, 9 de abril de 2007. Mensaje Nº 55-355. Recuperado el 11 de abril de 2007, de http://www.mineduc.cl Millas, J. (1962). El desafío espiritual de la sociedad de masas. Santiago de Chile: Ediciones de la Universidad DOCENCIA Nº 47 AGOSTO 2012 DISPOSItIvOS DEL ORDEN NEOLIBERAL EN LA POLítICA EDuCAtIvA ChILENA RECIENtE. IMPERAtIvOS PARA QuIEN OSA ENSEñAR Mineduc. (2012a). Bases curriculares para Educación Básica. Santiago de Chile: Unidad de Curriculum y Mineduc. (2012b) Bases curriculares 1º a 3º básico. Orientaciones a los docentes. Santiago de Chile: Unidad de Curriculum y Evaluación.
Mineduc. (2011). Matemática. Programa de Estudio para Primer Año Medio. Unidad de Curriculum y Evaluación. Santiago de Chile: Unidad de Curriculum y Evaluación. Mineduc.
Mineduc. (2009a). Decreto Supremo de Educación Nº 280 del 22 de septiembre de 2009, establece Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Básica y fija normas de su Actualización 2009. Santiago de Chile. Recuperado el 3 de diciembre de 2011, de http://www.mineduc.cl Mineduc. (2009b). Decreto Supremo de Educación Nº 254 del 17 de agosto de 2009, que modifica Decreto supremo Nº 220, de 1998 del MINEDUC, establece Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Media y fija normas generales para su aplicación.
Mineduc. Ley Nº 18.962, Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza LOCE. Publicada en el Diario Oficial de 10 de marzo de 1990. Apéndice de la Constitución Política de la República de Chile. En Constitución Política de la República de Chile (2002). Santiago de Chile. Jurídica de Chile, pp. 611-647.
Mineduc. Políticas educacionales del gobierno de Chile. Directiva nacional sobre educación nacional (1979). Santiago de Chile, pp. 28-44.
Mineduc. Superintendencia de Educación (1975-1976). Políticas Educacionales del Gobierno de Chile. Revista de Educación, 1(55). Santiago de Chile.
Ministerio del Interior. Constitución Política de la República de Chile 1980 (2002). Santiago de Chile: Jurídica de Chile.
Ministerio Secretaría General de la Presidencia. Mensaje de S.E. el Presidente de la República con el que inicia un Proyecto de Calidad y Equidad de la Educación. Santiago de Chile, noviembre 22 de 2010. Mensaje Nº 517-358. Recuperado el 23 de noviembre de 2011, de http://www.mineduc.cl Nef, J. (1999/2000). El concepto de Estado subsidiario y la educación como bien de mercado: un bosquejo de análisis político. En Enfoques educacionales, 2(2).
Nef, J. & Oliva, M. A. (2011) La medición en educación: ¿Qué pasa con la calidad y contenidos? Columna de apertura del año escolar en Chile: Publicada en www.elmostrador.cl Domingo, 27 de febrero de 2011.
Oliva, M. A. (2008). Política educativa y construcción de la desigualdad educativa. Revista Estudios Pedagógicos 34(2), 207-226.
Oliva, M. A. (2010). Política educativa chilena 1965-2009. ¿Qué oculta la trama? Revista Brasilera de Educación, Cuatrimestre mayo - agosto, 311-328. Prigogine, I. & Stengers, I. (1990). La nueva alianza. Madrid: Alianza.
Proyecto de Ley General de Educación (2009). Aprobado por el Senado Enero 2009. Recuperado el 1º de abril de 2012, de www.opech.cl Schön, D. (1983). The reflective practitioner. Londres: Temple Smith.
Weyl, H. (1965). Filosofía de las matemáticas y de la ciencia natural. México D. F. Centro de Estudios Filosóficos. Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Source: http://www.revistadocencia.cl/new/wp-content/pdf/20120917230531.pdf

Lithium manganese dioxide battery

CR Primary BatteryPrimar Lithium Manganese Dioxide Battery (Li/MnO2) This battery contains lithium, organic solvents, and other combustible materials. For this reason, improper handling of the battery could lead to distortion, leakage*, overheating, explosion, or fire, causing bodily injury or equipment trouble. Please observe the following instructions to prevent accidents.

Slide

Imperial College London Antenatal steroids after 34 weeks – wise precaution or unnecessary risk? Cape Town November 2015 P J Steer Professor of Obstetrics Academic Department of Obstetrics and Gynaecology Chelsea and Westminster Hospital © Imperial College London Antenatal betamethasone for the prevention of RDS • Significant reduction in the incidence of